La maldición, condenados a un amor no correspondido [KagomexInuyasha]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La maldición, condenados a un amor no correspondido [KagomexInuyasha]

Mensaje por Kata Higurashi el Miér Mar 14, 2012 9:07 pm

Los personajes no son mios,solo los uso para mi entretención ^^
----------------------


La maldición… Condenados a un amor no correspondido.

Capítulo I: La historia se repite.
Corrí sin detenerme un segundo.
— ¡Garras de acero! – grité mientras mis garras hacían añicos aquellas cuerdas que me sostenían… Feh, estúpidos humanos, creen que un par de hilachas gruesas me iban a contener.
Me dirigí a saltos en dirección al templo, rompí las paredes con mis puños y ahí estaba… la joya más preciada, la que todos los monstruos querían para incrementar sus poderes. La perla de Shikon. Había humo por todas partes ya que había dado vuelta las antorchas con fuego, me cubrí la nariz con mi túnica hecha con tela de las ratas de fuego. Di dos pasos, tomé la joya y salí corriendo. Lancé unas garras de acero en contra de gente que se ponía sobre mi camino.
Mi escape fue perfecto hasta que sentí un flechazo en mi brazo que me hizo soltar la perla de Shikon, seguido de ese flechazo, me llegó otro en el estómago y la pierna. Y la última dio en mi corazón.
— Kagome, miserable…. Como te atreviste – susurré posando mi mano en la flecha que hace unos segundos atrás estaba en manos de Kagome.
— Inuyasha, eres un ser repugnante, no sé cómo te atreviste a robar la perla de Shikon. – respondió ella con odio en su voz, no sé qué fue lo que pasó para que nosotros dos llegáramos a odiarnos tanto. Después de haber trabajado tanto tiempo junto a ella reuniendo fragmento por fragmento, después de habernos topado con Sango, Kirara, Shippo, Miroku y Kaede. Después de nuestros besos y abrazos. Todos esos recuerdos se hacían nítidos en la mente de ambos. Sólo recuerdo una bruja y algo de una maldición.

Flashback:
— ¡No permitiré lo hagas! – Grité sacando mi Colmillo de Acero, preparándome para hacer el viento cortante.
— Es inútil que lo intentes, ya está casi completo… - Dice Tsubaki.
— Pues entonces te destruiré – Le amenacé haciendo mi mano un puño. Tomé la espada con ambas manos y sentía una energía muy poderosa.
— ¡Ten cuidado Inuyasha! – chilló Kagome mirando tras de mí. Antes de que pudiera darme vuelta, estaba enredado entre un montón de cadenas.
— ¡Maldita sea! – grité con rabia. — Miroku ayúdame a sacarme estas malditas cadenas. – le pedí al monje que no hacía más que mirar a Sango. Él corrió hasta donde estaba yo e intentó sacar las cadenas con pergaminos, pero nada funcionó. Kagome dio un grito desgarrador, y la risa de Tsubaki se extendía por todo el lugar.
— ¡Huraikos! – Gritó Sango lanzando su boomerang en dirección a la bruja, pero el ataque se le devolvió lanzándola por el aire y cayendo bruscamente sobre unos arbustos.
— Inuyasha… Me das lástima, al final recuperar todos los fragmentos no sirvió de nada, puede que estén en manos de Kagome, pero aunque ella posea la perla yo puedo lanzar maldiciones sobre ella y sobre ti. – Se dirigió a mí la maldita sacerdotisa mala, ahora convertida en bruja.
— No permitiré que le hagas daño a Kagome… puedes matarme si quieres, pero prometí que a ella la defendería… ¡Con mi vida! … ¡GARRAS DE ACERO! – Grité liberándome de aquellas cadenas.- ¡VIENTO CORTANTE!
— ¡Puedes matarme ahora pero la maldición durará para siempre Inuyasha, prepárate para el peor fastidio de tu vida, la mujer que amas ahora te odia, y tu también harás lo mismo! – Alcanzó a decir Tsubaki antes de que mi viento cortante la disolviera por completo. No pude sonreír, me preocupaba Kagome, que estaba acostada en el piso a unos diez metros de mí.
— Kagome… Kagome responde, dime que estás bien, dime que me amas… - Dije desesperado tomando su rostro entre mis manos y besando su frente.
— Inu… yasha yo… Te amaré siempre. — Me respondió ella con voz débil, acercándose a mis labios. Nos besamos y la contuve entre mis brazos.
— Perdóname Kagome, no pude hacer nada para evitar esto… — resoplé frustrado.
— No te preocupes, sabes que a mí no me importa lo que me pase siempre y cuando pueda tenerte a ti a mi lado.
— Kagome, no estoy seguro de qué pueda pasar mañana, según Tsubaki nos lanzó una maldición que hará que nos odiemos. —comenté triste.
— Esa bruja… maldita. — Dijo Kagome mientras se inclinaba para sentarse. Yo aún la tenía entre mis brazos, no quería que nadie la sacara de ahí, se sentía bien tenerla tan apegada a mí como si ella me perteneciera.
— Deberíamos aprovechar el poco tiempo que nos queda juntos. – Propuse.
— Nosotros estaremos siempre juntos, lo hemos prometido. – Me recordó ella. Me abrazó fuerte y yo respondí su cálido abrazo, mi pobre chica se encontraba tan débil.
— Pero aún así no se sabe lo que pueda pasar. Aunque siempre ten presente, que si tú alguna vez llegaras a odiarme, yo permaneceré a tu lado protegiéndote pase lo que pase. – Acabé de decir luego de un minuto de silencio. Acaricié su rostro.
— Muchas gracias, Inuyasha.
Esa Tsubaki era una maldita, no podía permitir ver a Kagome así de debilitada, quizás ella comenzaría a odiarme dentro de un par de horas, o quizás minutos… Quién sabe. Lo único que deseo en este momento es despertar de esto en caso de que fuera una pesadilla. El pensar que nunca más podría estar de esta manera con Kagome me deprimía, y sentía un dolor en el pecho cerca del corazón.
— ¿Se encuentran bien? – preguntó Miroku llegando a nuestro lado con Sango en sus brazos.
— Kagome al parecer no está recuperada del todo… ¿Qué tal sigue Sango? Se ha dado un buen golpe. — pregunté preocupado por mi compañera de guerra, sin soltar a Kagome.
— Ha perdido la conciencia, espero que se despierte luego… - respondió Miroku mirando a Sango de la misma forma en que yo miraba a Kagome.
— Miroku, ¿Es que no te has dado cuenta?
— ¿A qué te refieres Inuyasha?
— ¡Estás enamorado de Sango! – le acusé mientras él se sonrojaba.
— Pero qué cosas dices Inuyasha, Sango es una mujer que jamás pensaría en estar con alguien de mi tipo.
— Pero vaya que eres idiota, pero aún así, no tengo derecho a juzgarte, yo tampoco me di cuenta cuando me enamoré de Kagome.
— Inuyasha, ¿Crees que le gusto?
— Si te lo dice alguien como yo… Si – Asentí sonriendo amistosamente.
Después de nuestra conversación de chicas con Miroku, nos llevamos a Kagome y a Sango a la aldea para que se recuperaran junto a Kaede.

Fin Flashback.
Y así fue como pasó lo que ahora se ha convertido en lo peor de mi vida, me pasa por segunda vez, que la mujer que amo se convierte en mi enemiga. Y como estoy enamorado de ella soy incapaz de hacerle algún rasguño… Sólo quiero que Kagome vuelva a ser lo que era antes de la maldición, han pasado tres semanas y ya estoy harto, si Kagome fuera consciente de lo que pasó, me dejaría usar la Perla Shikon para volvernos la buena pareja que éramos antes.
Sango, Miroku y Shippo siguen siendo sus amigos y los míos también, sólo que la única que me interesa es Kagome, por suerte los chicos me cuentan las cosas que hace ella y como se encuentra, la maldición no los afectó a ellos, y si hubiese sido así definitivamente tendría que haberme largado de este lugar con el corazón destrozado y con la sensación de que fui traicionado por las únicas personas a las que quiero.
— ¡Señorita Kagome, por favor deténgase! – era la voz de Miroku quien se aproximaba a ella.
— ¡Atrás su excelencia! – Pidió ella – Este monstruo merece ser corrido de la aldea.
— Por favor Kagome, detente – Imploró Sango tomándola de los hombros.
Kagome me lanzó una mirada de odio.
— Mira, Hanyou… te perdonaré esta vez, pero no te quiero ver nunca más por aquí.
Sólo asentí con la cabeza, Kagome se marchó y los chicos se acercaron a mí para sacar las flechas de mi cuerpo.
— Gracias.- susurré.
— De nada Inuyasha, pero no está bien que siempre te aparezcas tratando de robar la perla – me aconsejó Sango mientras ponía un paño húmedo sobre la herida de mi brazo.
— La quiero para que Kagome vuelva a ser la de antes… con ella he pasado momentos magníficos, además le prometí que si algún día ella llegara a odiarme, ahí estaría yo protegiéndola a pesar de todo. — le conté. Sango quedó perpleja y siguió con lo suyo.
— Ya estás curado Inuyasha – Anunció el monje.
Asentí con la cabeza y me puse de pie. Miroku bajó a la aldea, al parecer lo que hace tiempo atrás le dije no sirvió de nada, aún no lograba nada con Sango. Ya me había alejado unos metros de aquél lugar cuando siento unos pasos que me siguen. Me volteo y era Sango.
— ¿Qué ocurre Sango, por qué me sigues? – pregunté asombrado, nunca había esperado una actitud así de ella.
— Aquella vez… que Tsubaki desapareció… Miroku me tomó en brazos y me llevó hasta la aldea, ¿Verdad?
Asentí con la cabeza.
— Tú mencionaste algo de que él estaba enamorado de mi… ¿Crees que sea verdad? – Sus ojos estaban brillantes.
— Por supuesto que lo creo, a pesar de que sea un monje muy pervertido con las chicas, creo que en verdad él siente cosas por ti.
Sango sonrió feliz.
— Muchas gracias por tus palabras de aliento…
Asentí y seguí caminando. Sango tomó el camino de vuelta a la aldea. Mi actitud ha cambiado mucho desde que conocí a Kagome, tenía unas ganas locas de abrazarla y hablar con ella con cariño, como lo hacíamos hace unas semanas atrás.
Me senté en una roca junto al lado del río, mirando el agua y contemplando mi apariencia extraña… ¿Cómo es que ella pudo haberse enamorado de mí siendo yo tan extraño y antipático? No tengo idea, sólo quiero que todo vuelva a ser como antes.
Cayó la noche y me subí a un árbol para pasar la noche, mientras en mi mente aún habían imágenes de Kagome y yo corriendo juntos y felices en mi mundo. Y yendo de compras en el de ella.
avatar
Kata Higurashi
Mononoke

Femenino
Cantidad de envíos : 15
Edad : 20
Localización : Santiago
Puntos : 2042
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 14/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La maldición, condenados a un amor no correspondido [KagomexInuyasha]

Mensaje por MegaLokaxinu el Miér Mar 14, 2012 9:38 pm

OwO esta muy wenoo Smile
espero la conti ñ.ñ
avatar
MegaLokaxinu
Youkai

Femenino
Cantidad de envíos : 1008
Edad : 19
Localización : Alemania En La Org Millenium, Con Mi Mamá Rip Van Winkle Y Scrou Y Mi Mayor Max Lista Para La Guerra :D
Puntos : 3369
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 27/07/2011

Ver perfil de usuario http://pinkrd.foroargentina.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: La maldición, condenados a un amor no correspondido [KagomexInuyasha]

Mensaje por kagomelove el Miér Mar 14, 2012 9:41 pm

wooooooaaa O.o como mola. para ser nueva tiene bastante nivel. continuacion eee ^^
avatar
kagomelove
Youkai

Femenino
Cantidad de envíos : 1686
Edad : 21
Localización : entrenando con mi padre Inuyasha en el bosque :P
Puntos : 3736
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 04/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La maldición, condenados a un amor no correspondido [KagomexInuyasha]

Mensaje por Kata Higurashi el Jue Abr 05, 2012 1:34 am

jajja solo soy nueva en este foro, se como manejarme y no es el unico fanfic que tengo xD ^^ aqui dejo actu! Very Happy
---------------------------

Capítulo II:
La confesión de Sango.

— Si, se ve hermoso durmiendo…— dijo una voz masculina. ¡¿Qué diablos?!
— Se está despertando— dice otra voz de mujer.
Abrí los ojos.
— ¿Eh? ¡¿Qué hacen ustedes aquí?! – Pregunté asustado arrastrándome un poco más lejos de ellos con cara de terror. Eran Sango y Miroku.
— Solamente vinimos a verte – me respondió Sango.
— ¿Cómo diablos llegué aquí?
— Miroku te dije que no dijeras eso – le regañó Sango a Miroku.
— ¿Me están poniendo atención? – inquirí.
— Pero señorita Sango, fue imposible ahorrarme ese comentario. – le dijo Miroku.
Fruncí el ceño y tomé a los dos tontos de una oreja.
— Oigan escúchenme bien, he preguntado que cómo rayos llegué aquí siendo que me dormí allá arriba - les dije tironeándolos.
— ¡Auch! – Se quejó Sango dándome un manotazo por lo que los solté— No lo sé, te estábamos buscando y apareciste aquí tendido en el camino, de seguro te caíste, tonto. – contó ella sobándose la oreja con su mano.
— Y… ¿Han sabido algo de Kagome? – pregunté interesado.
— Estaba muy frustrada anoche… dijo que no quería verte por la aldea, y que para la próxima no iba a dejarte salir de allí con vida. - me comentó Sango.
— Esa bruja maldita – Susurré con odio. Si llegara a reencarnar me encargaría de destruirla con mis propias manos.
— Tranquilo Inuyasha, ahora debemos concentrarnos en que la señorita Kagome no te vea por la aldea. – dice Miroku tratando de calmarme, pero funcionó al contrario, porque me alteró.
— Miroku, yo no voy a dejar de aparecerme por la aldea, no voy a dejar a Kagome sola, yo no prometo las cosas en vano, no soy como tú.
— Inuyasha, no me faltes el respeto, yo nunca he prometido en vano. – se enojó.
— ¿Ah no? Le prometes cosas a cada mujer guapa que se te pasa por delante cuando la única a la que amas es una sola.
Sango se sonrojó.
— Escúchame bien, perro bastardo, ¡Yo no estoy enamorado de Sango si es lo que piensas! — contestó fríamente. Sango adoptó una expresión algo triste— Ahora, con tu permiso, me marcho de vuelta a la aldea.
Sango se había puesto muy triste.
— Sango… Todo ha sido mi culpa yo…
— No, no es cierto, —me cortó a mitad de frase — él fue quien dijo esas cosas por su propia cuenta.
— ¿Estás bien? – Le pregunto agachándome. – No estés así, no es más que un monje idiota.
— Por mucho que sea un monje idiota… yo… desgraciadamente me he enamorado de él. – Cuenta mientras veo que una lágrima comienza a rodar por su mejilla.
No sé qué hacer, ver a las mujeres llorar o sufrir es algo que no podía soportar, además era Sango, mi compañera de guerra y alguien a quien sí podía considerar como mi amiga.
— Sango… - susurro mientras me acerco más a ella y la abrazo de sorpresa… se sentía tan extraño, nunca había abrazado a Sango.
— Inu… yasha – susurró ella sorprendida por mi acción. Sango me correspondió el abrazo — Gracias… - dice y se pone a sollozar, creo que debería sentir el mismo dolor que yo siempre siento al ver a Kagome desde que esa bruja la maldijo.
— Aún así, no sé que le viste a ese monje loco, es un pervertido pide- hijos.
— Yo tampoco sé por qué me fijé en él, pero el hecho de que siempre elogie a mujeres bellas me pone celosa. Pero acaba de decir algo que me ha partido el corazón en dos.
— No te desangres— Dije irónico. Ella soltó unas carcajadas.
— No te conocía esta faceta. – comenta apartándose un poco de mi y mirándome a los ojos. Miroku era un idiota, Sango era una mujer muy bonita, luchadora e inteligente. Me quedo perplejo mirando su rostro, me sonrojé y fijé la vista en su Huraikos.
— ¿Nunca sueltas el Huraikos?
— Siempre lo traigo en caso de emergencia… debo volver a la aldea para alimentar a Kirara.
— Te iré a dejar. – Le dije poniéndome de pie y ofreciéndole una mano para que ella pudiera ponerse de pie.
— No vayas, recuerda lo que dijo Kagome… no desearía que algo malo te pasara.
— Tranquila Sango, estaré bien. Iré contigo, no es bueno que una mujer como tu ande sola por ahí.
— Vaya que te preocupas, pero eres bastante terco. – Me reclamó Sango.
Comenzamos a caminar, ella iba dos pasos más adelante que yo.
— ¿Qué piensas hacer con ese monje loco? – pregunté para saber que haría después de lo que ese tonto dijo.
— Creo que no dejaré de luchar, le confesaré mis sentimientos.
— Dime lo que te responda, si responde algo malo yo mismo lo voy a descuartizar. — le informé poniendo mala cara, no quería volver a ver a Sango así.
— ¿No crees que te preocupas mucho? – pregunta volteándose. — Digo, ¿Por qué te preocupas tanto del tema de mi amor hacia Miroku?
— Es simple… - Dije en voz baja.
— ¿Qué?
— No soporto ver a las mujeres llorar.
— Oh… Inuyasha – dijo emocionada.
— No me gusta verlas llorar porque se ponen feas y gritonas, claro. – mentí cruzándome de brazos, alzando una ceja y con aires de orgullo.
— Hay… — Suspiró – Ya había comenzado a creer que eras distinto… Da igual, sigamos.
Asentí con la cabeza y seguimos caminando. Llegamos a la aldea y miraba por todas partes para ver si estaba Kagome por ahí.
— Inuyasha, mejor súbete a un árbol si piensas seguir aquí. — me recomendó Sango.
— Ok, que estés bien y suerte con lo de ese Monje.
— ¡Muchas gracias! – volteó regalándome una sonrisa.
Me subí a un árbol y me puse a descansar, me picaba la curiosidad… fui avanzando de árbol en árbol hasta llegar al que estaba más cercano a la aldea. Sango y Miroku venían caminando, retrocedí dos árboles y ellos se sentaron justo abajo del árbol en el que estaba yo a conversar… genial, ahora no podría ni respirar para que no se dieran cuenta de que yo estaba ahí.
— ¿Qué desea señorita Sango? – preguntó Miroku.
— Yo… sólo quería saber qué es lo que usted siente por mí.
Miroku se asombró ante la pregunta, jamás me imaginé que Sango fuera tan directa.
— Yo… yo sólo la veo como mi fiel compañera, señorita Sango. — comenzó a tiritarme la ceja, maldito mentiroso.
— Bueno… pero aún así yo no aguanto más con esta presión. Su excelencia, usted me gusta desde hace un tiempo, y tenía esperanzas de que yo a usted también le gustara.
Miroku no respondió.
— ¿Su excelencia? – preguntó Sango al no escuchar respuesta alguna.
— Sango, yo… no sé qué decir. Nunca esperé una confesión de su parte.
— No la esperabas y mucho menos yo. Pero la presión no podía aguantarla más. Su excelencia… ¿Habría alguna posibilidad de que yo le guste?
Miroku guardó silencio, al parecer se sonrojó. Sango se apoyó sobre el pecho de él mirando el pasto. Extrañamente Miroku no la tocó, siempre se aprovechaba de estas ocasiones, pero al parecer ahora estaba realmente serio.
— No hay posibilidad. – Dijo Miroku. ¡¿Qué?! ¡Pero qué le pasa!
— Bien, entonces… he hecho esto en vano… — susurró Sango poniéndose de pie muy triste.
— No hay posibilidad de que me gustaras… porque ya me gustas y yo, la amo señorita Sango. – ¿y qué le dio a este monje idiota? Estúpido bipolar.
Sango se detiene sin voltearse.
— Así es, hace mucho tiempo que he estado enamorado de usted. – continuó Miroku.
Sango se devolvió al lado de Miroku y lo abrazó con fuerza se comenzaron a acercar más y más y se dieron un beso corto. Ambos estaban bajo el árbol en el que yo estaba, fui bajando de a poquito sin hacer ruido para escuchar, pero justo me afirmo de una rama que se quiebra y caí.
— ¡¿ESTABAS ESPIANDO?! – me gritó Sango sonrojada.
— ¿Yo? Eh… no, estaba durmiendo y me caí. — Mentira fatal.
— ¡No seas mentiroso te vi!
— ¿Ah sí? ¿Entonces por qué no me gritoneaste antes?— pregunté.
— Ok está bien, no te había visto, pero… ¡SAL DE AQUÍ AHORA! – volvió a gritar furiosa. Me dio verdadero miedo y me cerré los ojos porque pensé que me iba a pegar una cachetada.
— ¡Sal de aquí maldito Inuyasha! – era la voz de Kagome. Me volteé para ver su rostro aunque fuera una vez. — ¡Te dije que no te perdonaría la vida si es que volvías!
Me volví a subir al árbol y de ahí salté al otro. Luego hacia el suelo y partí corriendo.
avatar
Kata Higurashi
Mononoke

Femenino
Cantidad de envíos : 15
Edad : 20
Localización : Santiago
Puntos : 2042
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 14/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La maldición, condenados a un amor no correspondido [KagomexInuyasha]

Mensaje por koharu el Jue Abr 05, 2012 8:41 pm

super!! ^^..conti lol!
avatar
koharu
Youkai

Femenino
Cantidad de envíos : 12502
Puntos : 15175
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 05/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La maldición, condenados a un amor no correspondido [KagomexInuyasha]

Mensaje por Kata Higurashi el Jue Abr 05, 2012 10:17 pm

Si quieres seguir leyendolo ve aqui:
http://www.fanfiction.net/s/7812994/1/La_maldicion

está hasta el 4, queria promocionarlo un poco, pero seguiré subiendo aqui tambien ^^
avatar
Kata Higurashi
Mononoke

Femenino
Cantidad de envíos : 15
Edad : 20
Localización : Santiago
Puntos : 2042
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 14/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La maldición, condenados a un amor no correspondido [KagomexInuyasha]

Mensaje por anny_14inu el Miér Mayo 23, 2012 9:03 pm

esta super genial en verdad me emocionoo..... is cute!!!!! Very Happy Shocked
avatar
anny_14inu
Kitsune

Femenino
Cantidad de envíos : 25
Puntos : 2070
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/02/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La maldición, condenados a un amor no correspondido [KagomexInuyasha]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.